BIO


Jorge Rabaso



Fundador de Hispanic Business Network (1998) y del grupo Toastmaster Bilingual (2014). Exitoso agente de seguros, escritor de los libros: "Herramientas para el éxito personal", "En dos idiomas" y "Money Matters". Es considerado uno de los líderes latinos más proactivos de Los Angeles.


Para conocer mas sobre los cursos y libros de Jorge Rabaso visita: 

https://herramientasparaelexitopersonal.com/




  • 10/07/2021 5:00 AM | Soledad Maurizio (Administrator)

    El poder de la enseñanza

    ¿Te has detenido en alguno de los momentos de esta, tu vida,  y te has puesto a pensar que sería lo que pudieses enseñar? En mi libro: “Her ramientas para el éxito personal” hablo, entre otros conceptos, de compartir la riqueza. Porque una vez descubrí que el hombre más fracasado del mundo podría tener el mismo poder de enseñanza que el hombre más exitoso del mundo. ¡Sí!, el hombre más fracasado del mundo mucho podría enseñarnos. El “exitoso“ sabe lo que hay que hacer para ser exitoso y el “que ha fracasado“ quizás sepa que es lo que hay que hacer para evitar el fracaso. Los dos conocen a los dos impostores (el éxito y el fracaso) y ambos darían cátedras en cada tema. Entonces, descubrí que mi riqueza estaba a la vuelta de la esquina porque, quizás al igual que tú, conozco a los dos, y que simplemente tenía que ir a buscar mi propia riqueza y compartirla.

    Lo que en realidad estaba descubriendo, era la riqueza de la experiencia.

    Seguramente te preguntarás... ¿Por qué llamo al éxito y al fracaso dos impostores? Y la respuesta es, porque no tienen que ver con la felicidad verdadera. La felicidad, la plenitud y la paz vienen de adentro de uno. De lo que realmente eres. De lo que sientes, de lo que eliges, del poder que tienes para perdonar y del coraje que encuentres en ti para pedir perdón. De la fuerza que tengas para aceptar tu destino y de la fuerza que tengas para arrepentirte, de aceptar las derrotas porque, en la vida, no todo siempre sale bien.

    Supongamos que tienes una vida común, como cualquier persona, como cualquier vecino, como cualquiera de muchos de nosotros. O quizás tengas una vida más complicada, con más o menos recursos económicos, con más o menos educación. Sea como fuere, lo que sí te aseguro que tienes es un universo dentro tuyo para enseñar. Y ese universo puede ser el principio de encontrar el poder de la enseñanza.

    ¿Sabes lo que significa que tú puedas enseñar algunos de tus conocimientos o de tus experiencias? Es ahí cuando nuestra vida toma realmente sentido. Es ahí cuando nos sentimos vivos. Estamos enseñando. Estamos haciendo la diferencia en la vida de otra persona, o de muchas a la vez.

    Simplemente inténtalo. ¿Acabas de leer un libro interesante de motivación? Enséñalo. ¿Tienes una profesión o conocimientos que tienen tópicos que ayudan a la gente? Enséñalos. ¿Tienes experiencias personales que te han ayudado a cambiar algunas de tus formas de pensar? Enséñalas. Será entonces, cuando sentirás el poder de la enseñanza. Será entonces cuando te sentirás proactivo, generoso, sabio, inteligente, y hasta quizás único o única, porque lo enseñarás a tu estilo y con toda la intención de haber sido lo mejor que le haya pasado a la persona que te escucha en ese momento.

    Te aseguro que es la manera de sentirnos más vivos. Y es tan fácil tomar un lápiz y una servilleta del bar con quien compartes una charla y enseñarle lo que tanto te ha ayudado o te entusiasma a ti.

    Pero hay algo más. No es solamente la felicidad de ayudar y sentirse útil. Además, cada vez que enseñas algo, lo aprendes más. Lo integras más. Es como si quisieras convertir un pañuelo blanco, en rojo. Si sumerges el pañuelo blanco en pintura roja, quedará rojo, pero luego el sol y el viento se encargarán de desgastarlo y convertirán ese pañuelo rojo, en rosa. Necesitamos volver a sumergir nuestro pañuelo en la pintura, y entonces el rojo quedará cada vez más pronunciado. Con lo que enseñas ocurre lo mismo, cada vez que lo enseñas, lo refuerzas, y queda más integrado en ti.

    Hace muchos años, una maestra inolvidable me dijo “Enseñar ayuda a vivir y enriquece el alma” y ahí me di cuenta por qué cada vez que enseñaba me sentía tan pleno. De pronto me sentí rico, porque me di cuenta que estaba compartiendo toda mi riqueza,  que hasta ese momento, pensaba que era muy poca.

     No hay duda que tú tienes esa riqueza. La de enseñar.

    ¡Inténtalo con lo que sabes, con tus conocimientos, con tus consejos, con tus buenos recuerdos, con tus mejores intenciones, con tus experiencias, con tus fracasos y con tus éxitos! Encontrarás el inmenso poder y satisfacción personal que aparecerán cuando estés enseñando lo que sabes que tienes para enseñar...

    Y cuánto disfrutarás de tu verdadero poder de la enseñanza, que hace mucho tiempo estás llevando contigo.


  • 09/27/2021 7:21 AM | Soledad Maurizio (Administrator)

    ¿Por qué terminé escribiendo un libro?

    Cuando emigré a Estados Unidos a los 25 años empecé a leer libros de motivación y a acudir a seminarios de superación personal. Muy pronto me di cuenta de que iba llenando mi mochila con herramientas que realmente me servían para tener una mejor vida e ir creciendo interiormente con más fuerza y cometiendo menos errores. Cuando me encontré con el primer libro de motivación mi pensamiento fue: “¡yo no voy a leer este libro, seguramente es una receta de cocina para ser feliz!”. Ese era mi concepto del libro “Tus Zonas erróneas” de Wayne Dyer. Pero al terminar de leerlo descubrí lo mucho que me había ayudado y lo poco que importaba si era una receta de cocina para ser feliz.

    Así empecé a leer otros libros y me encontré con el libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”, de Stephen Covey. En ese momento decidí aprender los conceptos detalladamente y crear un seminario para enseñarlos yo mismo a la comunidad hispana de Los Ángeles a través de charlas comunitarias. Hice una llamada telefónica a la editorial y me concedieron el privilegio de tener el permiso para enseñar los hábito del libro en español a cualquier comunidad que yo eligiera. Yo no iba a cobrar mis charlas, era simplemente el gusto de enseñar los conceptos que había aprendido y la editorial veía una oportunidad de llevar estas ideas de este talentoso autor, a la comunidad hispana. Y yo, cada vez que los enseñaba, los implementaba más y más a mi diario vivir. 

    Así, emprendí un viaje que me llevó a compartir estos aprendizajes a cientos de personas que, como yo, estaban buscando nuevas formas de crecer mejorando siempre el área personal y profesional. Incluso tuve la oportunidad de conocer a Stephen Covey y compartir mis experiencias con él ¡en persona!

    Luego de dar docenas de conferencias, decidí que era tiempo de difundir los aprendizajes recogidos a lo largo de todos esos años y compartirlos con muchas más personas. Entonces me animé y escribí mi propio libro, al que llamé "Herramientas para el éxito personal". Pero no eran solamente conceptos del libro de Stephen Covey sino que también lo complementé con consejos de autores como Napoleon Hills, Wayne Dyer, Miguel Ruiz, Dale Carnegie entre otros, agregando ideas propias de mis experiencias que tenían más que ver con nuestra rica cultura latina. 

    Con todo lo que he leído a lo largo de estos años aprendí, entre muchos otros conceptos, que hay cuatro cosas importantes en nuestra vida. Vivir, aprender, enseñar y dejar un legado. Si lo resumo, vivir: sería cuidarse, aprender: crecer, enseñar: compartir y dejar un legado que se entiende por sí mismo.

    Siempre me gustó la frase de que en la vida había que “plantar un árbol, criar un niño y escribir un libro” para que sea completa... o algo así. Fue entonces cuando miré por la ventana el árbol que había plantado hacía ya 20 años, miré al niño que estaba creciendo a mi lado y me senté frente al teclado. 

    Tú puedes hacer lo mismo. Planta un árbol, cría un niño aunque no seas el padre o la madre y ¡Escribe! Pon tus palabras, salgan como salgan y que tus escritos se lean en las pantallas de las computadoras de todos nosotros. Cuéntanos tu historia, tu cuento, tu idea. Cuéntanos tu sueño. ¿Te imaginas a cuánta gente podrías llegar? ¿A cuánta gente podrías ayudar con tu experiencia de vida o cuántos disfrutarán tu historia?

    Hay una poema que escribí alguna vez...hace ya mucho tiempo, que decía algo así: “Desate su sangre. Anime sus dedos. Maneje palabras. Confíe en su historia. Empiece de nuevo... Y escriba un poema”

    Años más tarde decidí hacerme caso, dando un pasito más adelante, y desaté mi sangre, animé mis dedos, manejé palabras y terminé escribiendo mi propio libro. 

    Ojalá que a ti, te pase lo mismo.


  • 09/20/2021 2:34 PM | Soledad Maurizio (Administrator)

    Prepararse para una entrevista de trabajo no es algo sencillo. Es sumamente estresante ya que pones en juego muchas áreas de tu personalidad. Cómo presentarte, decir las justas palabras, agradar inmediatamente, caer bien y mostrar los conocimientos que tienes para esa posición que estás interesado o interesada en obtener. 

    A todo eso, se suma tu inseguridad, los nervios que seguramente aparezcan, y quizás, tu propio ego te diga que no te perdonará si no logras obtener ese puesto.¡Casi nada! ¿Verdad? 

    Mi intención en este escrito es poder ayudarte a que seas eficiente y que te resulte lo más fácil posible. 

    En principio, lo más importante, es la seguridad que tengas en vos mismo o en vos misma ante este desafío. Es cierto que estás compitiendo con muchos otros candidatos, pero también es cierto que compites con vos mismo o misma y en esto último vas a ganar siempre, porque siempre aprenderás un poco más sobre ti mismo de lo que sabías o creías antes.

    En la vida, uno debe conformarse simplemente sabiendo que si no obtiene lo que busca en ese momento y en cualquier situación, el haber hecho lo mejor posible que cada uno pueda hacer, es suficiente para no sentirnos mal, ni siquiera sentirnos perdedores. Porque la competencia debe ser siempre con nosotros mismos, todo el tiempo. 

    Relájate, sé tú misma o tú mismo y pon todo lo que eres y todo lo que sabes. Si no obtienes el puesto, habrás hecho lo mejor que has podido hacer y tendrás una nueva oportunidad en otra empresa con la misma actitud ganadora. Si no lo logras, no es porque no eres bueno o eres buena, simplemente puede ser porque quizás otro candidato o candidata tenga más experiencia y conocimientos que tú. Quizás tuvo mejor química con el entrevistador, o quizás tomaron a una persona que vino referida de algún sector de la empresa a la que le tienen mucha confianza. Lo que quiero decir, es que son muchos los factores que están en juego a la hora de elegir a una nueva persona para este empleo y por eso no debes tenerle miedo al fracaso o tomarlo de forma personal. Sé tú mismo o tu misma, muestra lo que sabes y juégate a ganar de punta a punta. 

    Lo que sigue en este escrito, son algunos consejos que seguramente podrás implementar para ser más eficiente en tu próxima entrevista de trabajo. Lo importante es que te prepares, y hasta que lo ensayes con algún conocido. ¡Sí! Haz tu propia obra de teatro y ensaya. Podrás jugar con palabras que luego podrás utilizar e integrar en tu entrevista. Te sentirás más seguro o más segura y con más confianza. 

    • Cuando saludes y extiendas tu mano, hazlo con firmeza.

    • Recuerda el nombre con la persona que tienes que hablar (llévalo anotado) y llámalo Sr. XX o Sra XX, y pregunta pronunciando bien su apellido. Trátalo con mucho respeto.

    • Habla con claridad y mira a los ojos.

    • Habla sólo lo necesario.

    • Escucha con atención.

    • Haz preguntas del trabajo demostrando total interés y busca información de la empresa antes de ir a la cita.

    • Muéstrate seguro o segura que tú puedes hacer esa tarea. No vaciles. No juegues con la lástima, pero sí puedes mostrar necesidad de obtener ese puesto y siempre muestra interés.

    • Siempre ten entusiasmo.

    • Mantén un lenguaje positivo.

    • No hables mal de otros trabajos que hayas tenido.

    • Trata de conocer y entender cuál es la tarea sabiendo escuchar, escucha atentamente.

    • No interrumpas.

    • Conservando tu naturalidad, no inventes respuestas. Si no la sabes, di que lo investigaras y lo aprenderás con entusiasmo enseguida.

    • Controla tus gestos y posturas, sin perder la espontaneidad. No lleves las manos a la cara, no toques tu cabello permanentemente.

    • Puedes preguntar: ¿hay algo de mi aplicación que usted necesite una aclaración?

    • Expresa tu agradecimiento por el tiempo que te han brindado al terminar la entrevista. 

    ¿Qué hacer después de la entrevista?

    • En el mismo día, envía un email de agradecimiento. 

    • Aguarda el tiempo que nos indicaron que demorará la búsqueda.

    • Luego de ese tiempo...¡Los llamamos!  (¿Difícil, no? ¿Qué hago con mi ego si me dicen que no?

    ¡Te deseo mucha suerte! Pero por sobre todo deseo que te sientas seguro o segura y que vayas a ganar y estar convencido o convencida de que esa compañía ganará al darte ese empleo porque también esa es tu misión y compromiso. Que tengas esa actitud de todo aquellos ganadores que no le tienen miedo a perder. Que da todo para que las cosas le salgan bien, que es auténtico o auténtica y que trabaja para mejorar. Y que cuando las cosas no le salen, eso le da más fuerza para conseguirlas por otro lado.

    Si has leído hasta aquí, es porque eres una persona proactivo o proactiva. Estás buscando información para mejorar, quieres ganar haciendo todo lo posible para lograrlo. ¡Te felicito!

    Sigue aprendiendo, trabaja en tu propia seguridad. Tu seguridad y tus conocimientos son la fórmula perfecta para tu vida exitosa y con ambas, seguramente te irá muy bien en tu próxima entrevista de trabajo y en tu propia vida. ¡Ten confianza en ti y juega a lucirte!

    Mucha suerte en tu vida, y no te olvides que mucho también, depende de ti.



CONTACT US:

Phone: +1 (818) 785 0126

Email: hbnlausa@gmail.com




Powered by Wild Apricot Membership Software